Ministerio de hacienda autorizó a la CAR celebrar un contrato de crédito para recuperar la Laguna de Fúquene

A través de la resolución 1690 publicada el pasado 7 de junio de 2019, el Ministro de Hacienda autorizó a la CAR Cundinamarca para celebrar contrato de crédito por 90 mil millones de pesos con el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria – BBVA, que serán invertidos en la recuperación ambiental integral del complejo lagunar de Fúquene, Cucunubá y Palacio, en el marco del proyecto “POR FÚQUENE…TODOS DE CORAZÓN”, quedando pendiente otra suma igual para ser ejecutada en el año 2020, conforme al cronograma previsto.

Este desembolso será invertido en actividades de diferente índole, con el propósito de recuperar integralmente la emblemática laguna ubicada en el altiplano Cundiboyacense.

Esta suma, junto con los recursos aportados por las gobernaciones de Cundinamarca y Boyacá, se aplicará en 7 ejes de trabajo principales: 1) Adquisición de maquinaria, locaciones y transporte; 2) monitoreo y componentes ambientales; 3) adecuación hidráulica del río Suárez; 4) diseño de compuertas de regulación del sistema hidráulico de la laguna; 5) amojonamiento o señalización de linderos de la zona de protección ambiental; 6) adquisición de predios; 7) Intervención y renovación tecnológica de la Isla El Santuario, entre otros proyectos del Plan de Manejo Ambiental – PMA del Distrito Regional de Manejo Integrado – DRMI en este ecosistema.

La Corporación tendrá 10 años para hacer el pago del servicio de la deuda así: un periodo de gracia de dos (2) años para pago de sólo intereses, y a partir del año 3 y hasta el año 10, el pago del capital más intereses. Estos pagos serán semestrales.

 “Esta autorización del Minhacienda para firmar el crédito, es un avance importante para la recuperación del complejo lagunar; pues evidencia que nuestro compromiso es absolutamente real y que el respaldo financiero para que veamos de nuevo viva a la laguna, está en marcha. Seguiremos trabajando POR FÚQUENE… TODOS DE CORAZON”, sostuvo Néstor Guillermo Franco González, director general de la CAR.

Para este proyecto, la actual Administración de la CAR ha logrado consolidar una bolsa de recursos por más de 203 mil millones de pesos, de los cuales en el 2019 se ejecutaron 90 mil millones con cargo al crédito, mientras la Gobernación de Cundinamarca aporta 18 mil millones y la Gobernación de Boyacá 5.305 millones de pesos, quedando ya asegurados otros 90 mil millones de la CAR para el año 2020, con lo cual se garantiza la continuidad del proyecto.

Los componentes

Con cargo a estos recursos, la CAR adquirirá 11 excavadoras anfibias, 8 excavadoras sobre orugas, un bulldócer, dos botes con motor fuera de borda, una transportadora de zonas pantanosas, 8 barcazas de carga y 8 volquetas doble troque, con lo cual se consolida el Banco de Maquinaria exclusivo para este sistema lagunar.

Con cargo a locación y transporte, se aplicarán recursos para actividades operativas y administrativas, personal de expertos, insumos para acondicionamientos locativos, embarcaderos, entre otros.

Igualmente, se adelantará el monitoreo de componentes ambientales, los estudios de la dinámica hidroclimatológica, de sedimentos y geotecnia en la cuenca del complejo lagunar Fúquene y la red de monitoreo hidrobiológico de la laguna. Así mismo, se modernizarán las estaciones de geodesia, sísmica y otras que hoy funcionan en la Isla El Santuario.

También se adelantará la adecuación hidráulica del río Suárez, bajo dos unidades funcionales de siete kilómetros cada una y desde la inspección Garavito en el municipio de Saboyá, hasta inmediaciones de las compuertas de Tolón en el municipio de Chiquinquirá, sector conocido como la báscula.

Se espera que con esas obras se logre el retiro de lodos y material vegetal de exceso presentes en el río.

De igual manera se contratará con el diseño de compuertas ubicadas en dos puntos priorizados en el río Suárez, para el mejoramiento de la regulación hídrica de la lámina de agua, y con ello, se mejorará la condición de abastecimiento del recurso para este sector del departamento de Boyacá.

Para el amojonamiento de la zona de protección ambiental, se ubicarán 1.200 mojones – estructuras en concreto que materializan un punto de un área de interés ambiental – en una longitud de 62,5 km para los ríos Ubaté (27,5 km) y Suárez (35 km), con el propósito de conocer los límites de la ronda con respecto a los predios existentes en la rivera de esos dos ríos, para los municipios de: Chiquinquirá, Fúquene, Guachetá, Ubaté, Carmen de Carupa, San Miguel de Sema y Saboyá.

Sobre los predios ubicados en la ronda de la laguna, que son de interés ambiental, se hará el avalúo catastral para conocer el precio real del suelo rural de los municipios de Susa, San Miguel de Sema, Fúquene, Guachetá y Ráquira, con la finalidad posterior de adquirirlos por parte de la CAR para la creación del parque perimetral.

Es importante precisar que el presupuesto de 90 mil millones de pesos contempla otras acciones del PMA, en las que se incluye el apoyo al seguimiento y control a: vertedores de Aguas Residuales Domésticas (ARD) y Aguas Residuales no Domésticas (ARnD) enel DMRI del complejo lagunar de Fúquene, Cucunubá y Palacio; solicitudes de instrumentos ambientales para la regularización de actividades en la zona de influencia; aprovechamiento sostenible y legal de los productos de la flora (enea, elodea y junco), para todos los grupos de la zona, teniendo en cuenta los valores naturales y culturales de este ecosistema; así como el control a la extracción de los productos de la flora, con el fin de generar protección a este ecosistema, junto a la implementación tecnológica integral bajo un sistema en tiempo real de vigilancia y control para el manejo ambiental.

Por otro lado, se establecen acciones para promover la cultura ambiental de las comunidades presentes en el área de influencia de la laguna, de modo que se encuentran dentro de los proyectos: fomento de sistemas productivos y sostenibilidad ambiental, gestión ambiental de la pesca artesanal y las buenas prácticas pesqueras, fortalecimiento a las pequeñas y medianas explotaciones mineras, para el manejo ambiental y socialmente responsable, entre muchas más.

Tomado de Prensa CAR